Marcos el coleccionista

archivo-25-10-16-11-39-34

Me pregunto en que momento mi colección de discos rebasó la capacidad de almacenar recuerdos de mi cabeza. Creo que debió ser hace mucho tiempo, pero o no me dí cuenta o me dio igual, puede que incluso fueran ambas cosas.

Un primer paso para poner orden en el patio, fue encontrarme con la web de Discogs, ideal para bucear y buscar discos, pero que me permitió de una manera sencilla tener idea de lo que tenía y ayudarme más de una vez en la tienda de discos sobre si tenía una edición de un disco o no.

Pero con eso no fue suficiente, con el paso del tiempo, más de 500 objetos cuándo me pasó, cerca de 700 hoy día entre LP´s, singles, CD´s, casetes…, supuso que tienes cosas por aquí y por allá repartidas por toda la casa y no siempre a la vista, y te encuentras un día que estás buscando un disco, y te vuelves loco investigando por toda la casa, porque al menos te queda el consuelo de pensar que de ahí no ha salido, pero la angustia mientras das con él, ahí está.

Así que en un nuevo capítulo de “el frotar se va a acabar”, he decidido ponerme a clasificar, censar y documentar mi colección para tenerlo todo controlado.

Así que liándome la manta a la cabeza, he descubierto dos cosas sobre este proceso, y como en los chistes hay una noticia buena y otra mala, empecemos por la mala, y es que esto me va a llevar más tiempo del que creía, y la buena, que hace a la mala menos mala, es que me encanta esta labor de clasificación y evaluación de mi colección que me permite reencontrarme con muchos de mis pequeñines y poder volver a disfrutar de ellos.

Lo dice el refrán, “Sarna con gusto…”

Is it October yet?

archivo-19-10-16-18-12-07

Soy hijo del verano, no me gusta el otoño, pero todo se me olvida cuándo recuerdo que llega Octubre y empieza la temporada de la NHL, hockey a cascoporro para distraer mis momentos de ansia de ver deporte.

Este año disfruto de la fibra de internet desde el principio, así que los partidos se ven espectaculares a través del Apple TV aunque los cambios que le han hecho a la aplicación y a la forma de retransmitir los partidos tras el All Star de la temporada anterior, no terminan de convencerme.

Me encantaba poder ver los anuncios estadounidenses y canadienses en los descansos, que a su vez eran más amenos y que ya no esté disponible la biblioteca de partidos históricos, volver a ver las finales recientes de los Blackhawks me encantaba, o ver partidos de hace la tira de años y ver como era el hockey de esos tiempos, pues eso ya no está.

Por último, ya puestos a quitar los anuncios, podrían seguir editando los partidos quitando los tiempos muertos y los descansos y no tener que andar moviendo la barra de tiempo, pero bueno nada en este mundo es perfecto, ¿no?

Este año la NHL ha llegado como el Séptimo de Caballería en las películas del Oeste, a tiempo de amenizarme las madrugadas de esta última guardia de noche, aunque los dos partidos que vi en directo, fueran dos derrotas de los Hawks, pero esto ya está en marcha.

No lo tengo fácil, pero voy a intentar ver los 82 partidos de mi equipo, y de momento los Maple Leafs han excitado mi curiosidad, así que a partir de ahora ¡a disfrutar del hockey!

Por cierto, para rematar el feliz inicio de la temporada, mi amiga Vanesa, se ha marcado el detallazo en su visita a Chicago de regalarme una camiseta y un puck de los Blackhawks, ¿a qué estoy molón? Tengo unos amigos que no me los merezco.

archivo-19-10-16-18-13-01

Podría ser tarde, pero no.

 

archivo-6-10-16-18-03-01

Vivo tanto en mi propio mundo que a veces me olvido de que hay personas que de vez en cuándo piensan en mi y a la que les afectan las cosas que hago.

Y aunque a veces con mi empanamiento general, a veces le hago la puñeta a la gente que tengo alrededor, parece que al final consigo tener un balance positivo y recibo aparte de los pensamientos y el cariño, cosas materiales, como un regalo de cumpleaños tardío, que no por eso lo he recibido con menos emoción.

Esto es lo que llamo empezar una semana con buen pie.

Chvrches

IMG_7094

Ya hace tiempo mi amigo Loth desde México, daba la brasa un día si y otro también con estos muchachos, y estoy tan en mi propio mundo y perseguido por mi día a día, que a pesar de eso no me dejé atrapar, pero algo se quedó archivado en mi cerebro.

Recientemente, el amigo Fran desde Cartagena, inició otra ofensiva totalmente conquistado por este grupo, con la vista puesta en el último SOS 4.8 dónde iban a actuar, y ya como dejándome llevar, y sobre todo hechizado después de ver el clip de “Clearest Blue” terminé de caer en la trampa.

Así que disparado al Amazon me hice con su último álbum, “Every open eye” y ya me quedé enganchado del todo. Me encanta desde el principio hasta el final, he debido escuchármelo como treinta veces y no me canso.

Canciones cortas, de hecho el álbum sin bonus tracks son poco más de 40 minutos, pero me gusta porque pasa pronto de canción a canción y te deja cada una de ellas con buen sabor de boca, ese momento en el que te da pena que acabe la canción dura poco, porque cuándo empieza la siguiente, te alegras de nuevo porque te encanta.

He aprovechado para escuchar su primer álbum “The mother we share” y está genial también, así que tarde o temprano me lo tendré que pillar también.

Para todas las personas normales, esto es agua pasada, pero para mi, y mi mundo en retardo, es el descubrimiento del año. Si te gusta la música electrónica, Chvrches son más que imprescindibles.

 

¡Super Tour!

Bueno ya ha llegado, después de las actuaciones del “Inner Sanctum at the Royal Opera House” que se anunciaron con la salida de “Super”, llega el “Super Tour” la gira que acompañará a este último álbum.

Buenas noticias para mi después de perderme esos conciertos de Londres por culpa del trabajo, por fin podré ver el montaje para esta gira. Estados Unidos, Canadá, Alemania, Dinamarca, Holanda y Rusia son los destinos para 2016.

Pues nada, aprovechando la ocasión ya tengo entradas para Hamburgo el 30 de Noviembre y Berlín el 1 de Diciembre, ahora solo queda hacer los planes que envuelven a toda la operación, llegar a Alemania, el alojamiento y volver a casa.

Hay planes interesantes y amigos con los que disfrutar de por medio, así que solo hay que hablar y planear.

Sol naciente

Hace poco viendo la película “Yakuza” de Sidney Pollack, con un duelo interpretativo entre Robert Mitchum y el para mí, idolatrado, Ken Takakura, junto a mi amigo y compañero de múltiples películas, Luis, empezamos una conversación sobre películas de Hollywood sumergidas en un escenario japonés, ya fuera en el mismo Japón o en Estados Unidos.

“Black rain”, “Presa de la secta”, “Sol naciente”…, una serie de películas que pretendían explotar el exotismo y el desconocimiento de la sociedad y costumbres japonesas que gastamos en Occidente, para añadir un componente extra a las películas para hacerlas más atractivas o diferentes a nuestros ojos.

Y eso acabó dando lugar, a que mi compañero me regalara el DVD de “Sol naciente”, y que yo haya acabado volviendo a verla para recordarla.

La primera vez que vi esta película, fue a mitad de los 90 en el Canal plus, mucho antes de que mi interés por Japón se viera colmado con el aprendizaje del japonés y con mis viajes a Japón, es decir, siendo prácticamente un ignorante medio de la cultura japonesa.

Recuerdo esa fascinación cuándo aparece el personaje de Sean Connery, con esa retahila de consejos a Wesley Snipes, esas acciones qué parecían fuera de lugar pero que servían para “lavar la cara y evitar el deshonor” de la contrapartida nipona.

Tenía curiosidad de volver a verla porque en su momento me pareció que tenía un poso antijaponés, pero pasada la época de la burbuja económica en la que como los chinos de ahora, los japoneses parecía que iban a comprar el mundo, al final en mi opinión resulta bastante neutra, porque por un lado si que muestra ese carácter muy suyo de los japoneses, construyendo prácticamente un mundo aparte dentro de la sociedad norteamericana, pero con el contrapeso ofrecido por el personaje de Sean Connery que nos enseña que pueden tener costumbres diferentes, pero finalmente los japoneses son seres humanos, no unos marcianos venidos del espacio.

La burbuja reventó y los japoneses ya no comprarán el mundo, el Nakatomi Plaza, la Torre Nakamoto son historia, ¿reventará la de los chinos también o les dará tiempo de comprar las almas de toda la Humanidad antes de qué suceda? ¿Hará alguien la novela? Desde luego ya no será Michael Crichton.

 

30 años de Please

800x600_Please

Como pasa el tiempo, hoy enfrascado en las tareas de la casa apenas he tenido tiempo de volver a escucharlo, pero cuándo lo he hecho, han vuelto todos los recuerdos, qué siguen intactos en mi cabeza.

https://flamio.wordpress.com/2011/04/03/pet-shop-boys-please-1986/

Pronto saldrá “Super” y estoy impaciente por oírlo, pero con álbumes como “Please” en la estantería, la espera se hace más corta.