Gracias

Puede parecer triste porque lo es. Es el lugar donde se encuentran los cuerpos de aquellos que vivieron antes que nosotros y agotaron su paso por este mundo. Unos después de mucho tiempo, otros fueron apenas una ráfaga pero todos tenían su historia. Historias gracias a las cuales las nuestras han llegado a ser posibles.

Por eso cada vez que vengo cada 1 de noviembre renuevo el sentimiento de gratitud hacia todos aquellos que me han precedido. Aquellos cuya vida ha hecho posible la mía. Por eso aunque esté cansado, aunque me de pereza no quiero dejar de venir. No se trata de recordar a los que ya no están, su recuerdo está siempre conmigo, es una acción de gracias.

Anuncios

Like a sir

Ya tuve la oportunidad de disfrutar de la experiencia VIP cuando me invitaron a un concierto de La oreja de Van Gogh, y ya dije que era algo que había que probar al menos una vez en la vida. Pues ya he tenido la suerte de probarlo dos.

Gracias a mi cuñado que recibió dos pases para un palco, así que cambié mi tribuna alta cuarta fila por el palco número 6 y me dediqué a disfrutar del partido de otra manera.

Ya le tengo cariño a mi sitio y estoy muy hecho a ver los partidos desde lo alto, y desde ahí quizás se perdía perspectiva táctica pero también parecías estar más dentro del partido. Además esa zona de la tribuna baja parecía estar rebosante de vieja guardia de aficionados que le daban su ambiente. Desde luego en nuestro sector somos más tranquilotes.

No soy de los que se obnubilan por las cosas gratis, así que me dediqué a disfrutar con moderación de todas las cosas ricas que me ofrecieron. Y no me lo quiero dejar atrás, en una tarde en la que en el estadio empieza a hacer ese fresquito que nos acompaña en los partidos del otoño e invierno, que resguardado y a gusto se estaba, hasta me quité el abrigo.

Bueno, y lo mejor que el Granada sacó los tres puntos y la experiencia se hizo completa. ¿Qué más se le podría pedir a una tarde de sábado?

Vuelta al hielo

Por fin con tres semanas de retraso hemos empezado los entrenamientos, nunca he hablado de que he empezado a jugar a hockey sobre hielo en el blog, pero en el resto de cosas sociales me he hartado de hacerlo. Un día tengo que hablar de lo que esto está significando para mí, pero no será hoy.

Aunque si puedo decir que he echado de menos los entrenamientos, pero ahora al principio de temporada se hacen duros de narices, hay que ir ganando una forma que se desvaneció poco a poco en el verano, y en cuanto pego dos patinadas noto que se me sale el alma del cuerpo. Pero aún así en el hielo me olvido del montón de cosas que últimamente me nublan el ánimo.

IMG_0101

Pero no puedo olvidar que todo eso tiene un precio, desde luego si alguna vez se me ocurrió ponerme gallito y cambiar la reja del casco por un visor, ya en la primera semana me quitaron las ideas, un palazo en la cara que paró la reja y que con visor me habría dejado o sin dientes o sin nariz, me recordó que los golpes van a veces a donde no deben, y hablando de golpes, el que me llevé al final del entrenamiento, me recordó que cada vez que salgo a jugar me juego la piel y que no me puedo despistar.

Aún así quiero seguir, quiero intentar ser mejor y disfrutar del juego con mis compañeros y amigos de los Granada Eagles. El hockey es mi vida.

 

Sobre el nuevo álbum de Pet Shop Boys

Neil y Chris siguen trabajando en su nuevo álbum, y si los dioses de los discos son favorables, en un año más o menos se convertirá en algo real. Será el que cierre la trilogía prometida con Stuart Price, y los fans andamos enzarzados en discusiones en todos los foros que hablan de PSB, sobre como será, lo que se espera de él y la comparativa con otros álbumes.

Yo ya veo su obra de una manera global, obviamente tengo opiniones de cada uno de sus discos al igual que la tendré del que vendrá, pero frente a los que esperan un nuevo “Behaviour” o un “Actually” o un “Very” yo soy de los que piensan que esos discos ya están hechos y que lo que venga bueno será porque siguen conservando las ganas de trabajar y su amor por la música. Que la evaluación de sus álbumes se ve unida junto a los demás publicados y cada uno de ellos es una columna que sostiene su carrera.

Espero que queden muchos más, aunque el día que se jubilen, se lo habrán ganado de sobra.

The last of us

Al final después de ¡cuatro años! desde que me lo regalaron por mi cumple, he acabado jugándome el “The last of us”. Más que nada porque aunque me he jugado un montón de juegos con el miedo como protagonista, no termino de acostumbrarme a esa sensación, supongo que nadie lo hace y por eso seguimos vivos.

Al final tengo que coincidir con la opinión mayoritaria, me ha gustado un montón, aunque debo reconocer que en unas cuantas fases del juego no sé lo que me pedía realmente, o mas bien el grado de cautela que debía tener, y aunque ha habido veces al principio que me dieron ganas de darle una patada al juego, al final ha sido una experiencia divertida.

Ya no solo el juego en si, la historia está genial y hay momentos en los que sentía la opresión y las dudas que sentiría en un mundo como el que describe el juego, así que a poco de que salga la segunda parte me ha metido las ganas de que salga, aunque por suerte tengo ocupaciones y otros juegos que no me harán larga la espera.

Lo mejor para la gente como yo, para la que los videojuegos son un complemento a su menú de diversión y no su elemento principal, es que con los constantes puntos de control a veces puedes aprovechar un hueco de media hora para avanzar, y es que aunque no sea la situación ideal, a veces ese es el tiempo que tienes para acercarte a la consola.

En fin, otro tachado de la lista.lastofus

Persiguiendo a Yoko

IMG_8789Fue hace mucho tiempo cuándo nos encontramos por primera vez, un puñado de páginas en la antiquísima revista Spirou ardilla pusieron delante de mis ojos por primera vez las aventuras de Yoko Tsuno y fue amor a primera vista.

Por desgracia cuándo la compré, esa revista ya había desaparecido y de hecho ya solo se encontraban los ejemplares antiguos en los mercadillos o ventas de segunda mano, y nadie tampoco se lanzó a editar sus aventuras en álbumes de manera continuada.

Después ha habido intentos que creí que fructificarían y me traerían a la mano las aventuras de mi japonesa favorita en el mudo del cómic belga, pero tanto la editorial Juventud como NetCom2 se quedaron por el camino.

Ahora Ponent Mon, que está haciendo un esfuerzo brutal por recuperar esos clásicos de mi infancia, la trae en forma de integrales, no es lo mismo, soy muy fan del álbum, pero si sirve para poder leer en mi idioma sus aventuras, no voy a protestar.

No sé si esta será la definitiva o si al final, como ya enlucubré hace tiempo, tendré que aprender francés, de momento, apoyo la moción con mi compra, hasta que lo tenga todo, seguiré persiguiendo a Yoko.

German Tour 2016

Ya cumplí uno de mis propósitos cuándo vi a Pet Shop Boys en Londres, pero otro de los que me guardaba en la cartera, era el de verlos en uno de los territorios pethead por excelencia, Alemania, así que cuándo se anunció la gira por ese país para este otoño no me quedaba duda de que esta era la ocasión.

Me habría gustado unirme a la bendita locura que atacó a mi amigo Pablo y haberme hecho la gira entera con él, pero una vez más los turnos de guardia se encargaron de impedir que mis primeras intenciones se cumplieran, pero me iban a permitir disfrutar al menos de dos conciertos, Hamburgo y Berlín.

Hamburgo esperaba con un día frío y lluvioso, pero aún así me sorprendí con una ciudad preciosa, qué con el decorado del adviento previo a la navidad, se veía aún más decorada y bonita. Sin duda alguna volveré, cuando haga menos frío, eso seguro.

Con mi amiga Susana me fui para el Mehr! Theater para disfrutar del espectáculo. A pesar de tener grabaciones de la gira y multitud de vídeos a disposición, conseguí mantenerme “vírgen” y desconocedor del mismo para tener la máxima capacidad de sorpresa.

img_8011

Preparados para el espectáculo

img_8013

img_8019

El despliegue de luz y sonido, espectacular

Esta vez sentado en la grada, pude ver el concierto a distancia y disfrutar de las proyecciones y efectos de luz que en estas dos últimas giras han sido espectaculares en los tours de Pet Shop Boys, y por supuesto de las canciones que son lo principal de este negocio, con todos sus clásicos más el repertorio de esta gira, salvo “Twenty-something” que parece haber desaparecido tras el tour americano. Una hora y cincuenta minutos que pasaron como un suspiro, pero al menos quedaba el consuelo de que volvería a verlo el día siguiente.

Tras el concierto, encuentro con Pablo y sus amigas italianas, compra de merchandising y salimos a la caza y captura del autógrafo, pero en una noche fría fría y desapacible, Neil y Chris nos dieron esquinazo aprovechando la inmensidad del recinto. Mala suerte.

img_8024

Siempre hay que pillar algo en la tienda de la gira 🙂

La mañana siguiente tocaba viaje en coche hasta Berlín, un trayecto por autopista sencillo que se complicó con la manta de agua que nos cayó, pero con la diversión de la persecución a la furgoneta en la que creíamos que podrían ir ellos hacia el mismo destino, aunque luego averiguamos que no era así, pero nos reímos un rato, para que negarlo.

img_8026

Al final eran inocentes en la furgoneta sospechosa.

Esta vez tocó ir a primera fila, ahí se aprecian menor los efectos pero se disfruta muchísimo de verlos a ellos y a sus músicos e incluso ver al equipo de escenografía montando y sobre todo desmontando cosas durante el mismo concierto para salir zumbando hacia el siguiente. Estando de pie en vez de sentado, no hace falta decir que me lo canté y me lo bailé todo.

img_8033

Con Pablo en primera línea de fuego

img_8047

Aquí yo en plena acción

Intentamos de nuevo verles tras el concierto, y aunque esta vez parecía que la salida estaba más localizada, se nos volvieron a escapar. Yo comprendo que la gira es machacante y que deben estar cansados, pero en los dos días que estuve apenas esperábamos quince o veinte personas, que nos despachan en un suspiro, se van para el hotel y quedan como reyes, si fuéramos una horda de fans histéricos vería muy razonable que escaparan por la alcantarilla si fuera preciso, pero bueno, así son las cosas. Yo más que por los autógrafos, que ya tengo, sería por poderles decir algo y sentirlos cerca, pero eso es algo que no sé si se cumplirá algún día.

Ahora a esperar fechas para el año que viene y rezar para que no me caigan las que me interesen en semana de guardia.