Pon un Sebastián en tu vida, o mejor dos

Me gustan los rallys bajo cualquier circunstancia, cada fin de semana que toca uno del mundial que puedo verlo de cabo a rabo en casa, no tengo más meta en esos días que disfrutarlo, y cualquier cita, persona u obligación que interfiera en ello es una molestia.

La semana pasada empezaba la temporada de 2022, no más WRC, ahora los reyes son los Rally 1, con su cambio de normas y tecnología prometían un inicio incierto y con un visionado a la expectativa de lo que cada uno de los tres equipos principales había conseguido con el trabajo de desarrollo y pruebas en 2021. Y desde luego lo que han traído de nuevo ha sido interesante, pero aún más interesante ha sido ver que donde siempre, han estado los de siempre, los reyes de Monte Carlo, Ogier y Loeb.

Un duelo sin más invitados, ni falta que hacía, un duelo repleto de talento al volante, talento a la hora de jugar a elegir neumáticos, y como no, de cambios de suerte en el que el pinchazo de Ogier en la penúltima etapa resolvió el duelo en favor del mayor de los maestros, que encima es más joven que yo.

Reconozco que me podía el hecho de que Loeb y Ford volvieran a ganar tras tiempo de sequía, pero la victoria de cualquiera de los dos habría hecho justicia.

No sé si el resto de la temporada con los pilotos a tiempo completo de vuelta al protagonismo tendrá momentos tan intensos como el de este Monte, pero desde luego, ya, que nos quiten lo bailao.

Ya no tengo el último coche ganador de Loeb, llegará.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s