Archivo de la categoría: Cosas de Japón

Sol naciente

Hace poco viendo la película “Yakuza” de Sidney Pollack, con un duelo interpretativo entre Robert Mitchum y el para mí, idolatrado, Ken Takakura, junto a mi amigo y compañero de múltiples películas, Luis, empezamos una conversación sobre películas de Hollywood sumergidas en un escenario japonés, ya fuera en el mismo Japón o en Estados Unidos.

“Black rain”, “Presa de la secta”, “Sol naciente”…, una serie de películas que pretendían explotar el exotismo y el desconocimiento de la sociedad y costumbres japonesas que gastamos en Occidente, para añadir un componente extra a las películas para hacerlas más atractivas o diferentes a nuestros ojos.

Y eso acabó dando lugar, a que mi compañero me regalara el DVD de “Sol naciente”, y que yo haya acabado volviendo a verla para recordarla.

La primera vez que vi esta película, fue a mitad de los 90 en el Canal plus, mucho antes de que mi interés por Japón se viera colmado con el aprendizaje del japonés y con mis viajes a Japón, es decir, siendo prácticamente un ignorante medio de la cultura japonesa.

Recuerdo esa fascinación cuándo aparece el personaje de Sean Connery, con esa retahila de consejos a Wesley Snipes, esas acciones qué parecían fuera de lugar pero que servían para “lavar la cara y evitar el deshonor” de la contrapartida nipona.

Tenía curiosidad de volver a verla porque en su momento me pareció que tenía un poso antijaponés, pero pasada la época de la burbuja económica en la que como los chinos de ahora, los japoneses parecía que iban a comprar el mundo, al final en mi opinión resulta bastante neutra, porque por un lado si que muestra ese carácter muy suyo de los japoneses, construyendo prácticamente un mundo aparte dentro de la sociedad norteamericana, pero con el contrapeso ofrecido por el personaje de Sean Connery que nos enseña que pueden tener costumbres diferentes, pero finalmente los japoneses son seres humanos, no unos marcianos venidos del espacio.

La burbuja reventó y los japoneses ya no comprarán el mundo, el Nakatomi Plaza, la Torre Nakamoto son historia, ¿reventará la de los chinos también o les dará tiempo de comprar las almas de toda la Humanidad antes de qué suceda? ¿Hará alguien la novela? Desde luego ya no será Michael Crichton.

 

Kodo en Madrid

Kodo, el legendario grupo de taiko o tambores japoneses toca en Madrid el próximo 15 de Julio y yo voy a verlo. En cuánto me enteré del concierto tardé medio segundo en sacar las entradas (el medio segundo qué tardé en comprobar qué no estaba de guardia, añado)

La primera vez que oí hablar de ellos fue cuándo en el cine vi la película “Presa de la secta” (The haunted) con Christopher Lambert, ya qué participaban en la banda sonora y ya no olvidé su nombre, quién me iba a decir qué tantísimos años después iba a poder verlos.

Ya he podido ver espectáculos de taiko en festivales en Japón, e incluso un gran acontecimiento como fue la reunión de grupos de taiko en Hachioji dónde tocó mi amigo David y los he disfrutado mucho, así que espero qué voy a pasármelo de escándalo. Lo único malo es qué por el viaje express, apenas voy a poder disfrutar de mis amigos, pero es qué no se pude tener todo.

Por si a alguien le da curiosidad:

http://www.entradas.com/entradas/kodo-taiko-performing-arts-ensemble—-dadan-evento_1_2_28_79019#

¿Será el destino?

IMG_1880

En uno de esos momentos tontos que hay en la farmacia, me pongo a ver el facebook y me encuentro con una oferta de ANA y Lufthansa para ir en el invierno a Japón por 600 euros.

En el momento en que lo vi, pensé “¡tengo que aprovecharlo!”, pero la razón salta y hace que el cerebro y el corazón se enfríen y te digan que no actúes tan acaloradamente.

En esos momentos, lo mejor es que alguien desde fuera vea la situación y te ayude a tomar una decisión, claro que hice un poco de trampa, acudí a gente que sabía que me iban a empujar a irme y no me equivocaba.

Lo que no me esperaba es que me iba a encontrar a una socia en este negocio, aunque me tuvo en vilo durante cuatro días, al final mi amiga Charo va a compartir aventura conmigo.

Al final calculando intereses comunes, salieron las fechas de este nuevo viaje a Japón, del 22 de Febrero al 4 de Marzo, como quiero limitar el gasto, habiendo estado en Agosto y viajado un poco, esta vez estaré sólo en la zona de Tokio.

La verdad es que me hace ilusión volver a hacer un viaje con alguien a Japón, desde 2005 no hacía uno así, ya sólo por eso merece la pena, también tengo una razón, que aunque no pueda decir que sea la causa principal, si que me ha empujado a volver tan pronto, aunque me la guardo para mí, aunque me gustaría tener una razón para contarla aquí, el futuro hablará.

Parece que falta mucho, pero ya hay que organizar cosas, en poco menos de tres meses, volveré a pisar Japón, ojalá pudiera hacerlo siempre de modo tan frecuente.

 

Saka no ue no kumo 「坂の上の雲」

“Saka no ue no kumo” (Nubes sobre la colina), es una obra de Ryotaro Shiba, que narra una época en la que Japón y sobre todo los japoneses, consiguen una hazaña que pocos sobre la Tierra podrían conseguir, en poco menos de 40 años, el país superó un retardo de unos doscientos años respecto a Occidente.

Como es habitual en las obras de Shiba, se apoya en los personajes para contar la historia, y en este caso el paso del Japón del Shogunato Tokugawa a la modernidad se hace repasando la vida de tres personajes nacidos en el antiguo dominio de Iyo-Matsuyama, actual prefectura de Ehime en la isla de Shikoku.

Esos tres personajes son Yoshifuru Akiyama, que desarrolló la caballería japonesa, convirtiéndola en un cuerpo capaz de combatir con eficacia frente a las caballerías occidentales, Saneyuki Akiyama, hermano pequeño del anterior, estratega naval que diseñó las estrategias que sirvieron para derrotar a la flota del Báltico en la batalla del estrecho de Tsushima (también conocida como Batalla del Mar del Japón) y por último Masaoka Shiki, poeta que redefinió la poesía japonesa y estableció las nuevas bases del haiku y del tanka, poemas tradicionales japoneses.

Estos tres personajes, son típicos representantes del espíritu que movió la era Meiji (1868-1912), una mirada siempre hacia delante, y que como el mismo Shiba dice y justificando el título de su novela, si estos personajes vieran las nubes sobre la colina, subirían esa colina y alcanzarían la cima sin perder de vista esas nubes.

Una cosa que me gusta mucho de Ryotaro Shiba, es que cuenta la historia, no la juzga, incluso cuando encuentra cosas que pueden parecer difíciles de entender para el lector de su momento, recuerda las circunstancias de la época que lo hacían posible, no hay buenos y malos, hay personajes que viven la vida según las circunstancias que les han tocado vivir.

Siendo una historia épica en la que el culmen es la Guerra Ruso-Japonesa (1904-1905), el punto de vista de rusos y japoneses es visto con ecuanimidad y sin odio, y es quizás un canto a la que pudo ser la última guerra entre caballeros de la historia, en la que hombres que en el campo de batalla lucharían hasta el final unos contra otros, fuera de él podrían beber juntos y sentirse como hermanos por su condición de militares.

La lucha desesperada de un Japón, que quería evitar convertirse en la colonia de una gran potencia, y que sólo podía evitar convirtiéndose en una de ellas, el empuje de una generación que nació con espadas al cinto y moño de samurai en la cabeza y que murió dejando a Japón en una posición de cabeza a nivel mundial, esa es la historia que relata “Saka no ue no kumo”

La serie de televisión

Como he comentado mas arriba, la novela ha sido convertida en serie de televisión por la NHK (la televisión pública japonesa), trece capítulos de hora y media emitida en tres tandas en los Diciembres de 2009 a 2011.

Un tamaño épico para una obra épica, con unos medios espectaculares, tanto a la vieja usanza (decorados, vestuario, extras) como de nueva generación (los tan a la orden del día efectos digitales) que han permitido poner en imágenes el periodo Meiji y los hechos que desembocaron en el nacimiento del Japón moderno.

San Petersburgo

Nueva York

Las trincheras en Manchuria

La Batalla del mar del Japón

Aparte, el elenco de actores también está a la altura, no sólo con los principales (Masahiro Motoki, Hiroshi Abe, Teruyuki Kagawa, Miho Kanno) si no con actores de nivel en los secundarios, representando a los grandes personajes de la época como Naoto Takenaka, Ren Osugi, Jun Kunimura…)

Masahiro Motoki lleva el peso de la serie

Pero Hiroshi Abe es mi debilidad

Para cualquiera que le interese esta parte de la historia japonesa, es de visión obligatoria, explica de una manera ordenada una parte convulsa de la historia japonesa y permite comprender por que pasaron las cosas que pasaron, entendiendo la situación de la época y no juzgándola con los parámetros de hoy en día.

Puede que no haya humanidad en una guerra, pero en otro tiempo hubo otra forma de luchar.

Y Togo dirigiendo la batalla desde el puente en lugar de estar protegido en la torre, eran otros tiempos.

También se incluyen imágenes reales de la época.

Obras como esta, justifican la existencia de la televisión pública, ojalá en España se pudieran afrontar proyectos como este, a falta de leer, por lo menos la gente aprendería algo de historia por la televisión.

Ficha en DramaWiki

Japón 2012

Ha costado pero al final se hace realidad lo que hasta hora era solo boquilla, el próximo verano vuelvo a Japón, la quinta vez ya.

Hasta hace bien poco he tenido la justificación de que ni siquiera sabía las fechas de las guardias a partir de Abril, pero una vez conocidas tampoco es que anduviera muy despabilado. No puedo decir que me sorprenda mucho, porque cuando recuerdo los previos de mis viajes anteriores, me veo en las mismas situaciones, dándole vueltas a las cosas sin venir a cuento.

Y en esta ocasión también, un amigo vino al rescate para sacarme del aturdimiento y ponerme las pilas, en esta ocasión mi amigo y compañero de fatigas con el japonés Jesús, me llamó desde Vigo para decirme que se iba este verano para Tokio y que ya tenía el avión, el alojamiento y encima se había apuntado a una academia de japonés.

Así que a pesar de estar en plena guardia y con pocas ganas de sentarme delante del ordenador, lo hice y ya tengo el billete de avión y el alojamiento. Teniendo el armazón del edificio, ahora toca ponerlo bonito, pero incluso hay cosas que habrá que esperar a estar allí para organizar. Sin prisa pero sin pausa.

El 25 de Julio por la mañana estaré pisando de nuevo el aeropuerto de Narita, me pongo nervioso sólo de pensarlo.

El imperio de los sin sexo

Andaba ayer por el Facebook cuando me pusieron este documental a la vista, y claro, tratándose de Japón tenía que vérmelo de pe a pa.

En él se habla de algo que últimamente está saliendo a la luz, la disminución en el número de relaciones sexuales entre hombres y mujeres en Japón que llevan a que parejas lleven años sin practicar el sexo, o que se haya llegado incluso a la aparición de un número considerable de hombres (según el documental un 30% de los de entre 20 y 30 años) que consideran molesto y prescindible el hecho de tener pareja.

En el documental aparecen varios casos de personas que han llegado a ese estado, las causas son diferentes pero al final el resultado es el mismo, hombres y mujeres que se apartan del sexo.

Hay aspectos de esas personas que puedo entender, porque yo mismo comparto características de algunas de las personas que salen reflejadas en él. Aunque en mi caso sería como esa sensación de poco antes de la hora de comer que tienes un montón de hambre, pero luego por cualquier circunstancia no consigues hacerlo y cuando mucho mas tarde podrías hacerlo, notas como que se te ha dormido el estómago y de hecho es que ya ni te apetece comer.

Aún así, algunos de los casos que aparecen, me parecen mas de falta de inteligencia emocional que de consecuencia de la vida moderna o de la imposición de una tendencia, es mi opinión, pero si el sexo se convierte en un fin en lugar de un medio, llega el momento en que se convierte en molesto e inconveniente.

No sé si la sociedad japonesa será capaz de darle la vuelta a esta situación, pero espero que así sea, mas que nada por su propio bien (y porque quiero que en Japón pasen cosas buenas, para que voy a engañar).

El enlace para ver el reportaje:

El imperio de los sin sexo (RTVE a la carta)

Por cierto, que la traducción del japonés, a veces me parece que la hizo el primo del director porque a veces lo que oía de fondo no era exactamente lo que oía en español por arriba, pero vamos, que el mensaje está ahí. (Esto para que creáis que sé japonés : ) )

Historias del Polo Sur

Este Otoño pasado la TBS emitió una serie de alto presupuesto para conmemorar su 60 aniversario “Nankyoku Tairiku” (南極大陸), “Continente Antártico” en español, alto presupuesto no solo por el reparto participante si no por los medios empleados, que se salen de la media para ser una serie de la televisión privada.

Tenía curiosidad por ver la serie, no sólo por el despliegue de publicidad, si no porque ya conocía mas o menos la historia a través de la película “Antarctica” (南極物語) dirigida en 1983 por Koreyoshi Kurahara.

Ambas obras se basan en un hecho real, la primera expedición antártica realizada por Japón tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1957, en la que ocurrió algo que sacudiría a la opinión pública japonesa de la época.

En esa primera expedición, aparte de los medios mecánicos para desplazarse, se llevaron consigo a un grupo de perros Husky de Sajalin para que tiraran de un trineo que se añadiría a esos medios de locomoción.

Cuando después de un año de estancia, esa expedición iba a ser relevada por una segunda, se encontró con que tras ser evacuados al barco polar Sôya, el mal tiempo impedía a la segunda expedición llegar hasta la Base Showa para hacerse cargo de ella misma y de los perros que quedaron allí atados esperando a sus nuevos cuidadores humanos.

De esos perros, algunos consiguieron soltarse de sus correas y otros no, quedando el destino de estos últimos finalmente sellado. Los que consiguieron soltarse, empezaron una aventura de supervivencia en la Antártida a la que sólo sobrevivieron dos de los ocho que consiguieron soltarse, eran los hermanos Taro y Jiro que fueron encontrados por la tercera expedición antártica un año mas tarde.

En “Antarctica” los perros son los protagonistas.

“Antártica” se centra fundamentalmente en esta historia de supervivencia de estos perros, la presencia de los actores humanos es secundaria a pesar de la presencia del para mi incomparable Ken Takakura.

De mayor quiero ser como Ken Takakura, no hay película en la que no me guste.

Supe de esta película mucho antes de sufrir la fiebre por Japón, gracias a que la banda sonora de la película es de Vangelis, y no me extraña que los responsables de la película buscaran a un artista tan reputado para la banda sonora, ya que al estar el peso de la película en la historia de los animales, necesita un aporte muy sólido de la banda sonora para transmitir emociones y sensaciones, la soledad que sintieron los perros al ver que los humanos no volvían, la inmensidad de la Antártida, el reto de la supervivencia, el encuentro final, eso no lo hacen las palabras, lo hace la música de Vangelis.

Todavía tengo el disco, como me fascinaban esos garabatos que entonces no podía leer.

Recuerdo que tenía muchas ganas de oír la banda sonora dentro de la película, hace su trabajo.

Con este precedente me enfrenté a la serie de televisión, y me llevé una agradable sorpresa. Lógicamente cuentan la historia de esos perros que lucharon por su supervivencia, pero ha contado otra historia que me ha llamado mucho la atención, la de un Japón que tras la guerra arrastraba el estigma de la derrota en la Guerra Mundial, un apestado en la comunidad internacional.

“Kimutaku” no es Ken Takakura, pero también lo hace bien aquí.

Un grupo de investigadores deciden devolver a Japón al primer plano a través de la ciencia, participando en la Conferencia de Bruselas de 1955 que pondría las bases de la exploración antártica del momento.

Esto que a priori parece sencillo, fue una tarea que tuvo que vencer muchos obstáculos, dentro del propio Japón que todavía arrastraba las consecuencias de la guerra y fuera del mismo por el rechazo que había desde los países vencedores de la guerra hacia un perdedor.

Como se pudo llevar a cabo es expedición, que hicieron esos hombres en la Antártida, la épica historia de los perros que quedaron abandonados, todo eso y mucho mas está en “Nankyoku Tairiku”, así que me alegro mucho de haberla visto aunque pensaba que me iba a resultar redundante, pero no, aprendí muchas cosas nuevas, y por supuesto disfruté.

Por último dos enlaces curiosos, el primero contando la historia de Taro y Jiro con fotos de los protagonistas reales

La historia de Taro y Jiro, los perros mas famosos de Japón.

Y como no, también hay versión americana de la historia

Bajo cero (wikipedia)