Locura por los rallys o algo así

Siempre me han gustado las carreras de coches, cuando era un mico, no tendría ni cinco años, recuerdo un póster de ese Tyrrell de seis ruedas, el P34, que me fascinaba. y en la tele me encantaba ver las carreras de Formula 1, esos coches que corrían un montón, con sus colores brillantes, su publicidad de tabaco ja ja, con la alineación de pilotos de Gilles Villeneuve y Didier Pironí con sus números 27 y 28 en los coches me hice ferrarista.

Pero llegaron los grupo B al mundo de los rallys y con ellos el Audi quattro, y los anuncios de Audi en los periódicos hicieron que me fijara en los rallys. Y esos coches me gustaron mucho más, aunque con el inconveniente de que en mitad de los 80 eso de retransmitir rallys como ahora era pura fantasía.

Pero llegó Carlos Sainz (con Luis Moya cantando notas a toda mecha) y no solo tenía un piloto de mi país al que apoyar y del que sentirme fan, si no que su presencia me puso más a tiro seguir los rallys, para la tele ya eran interesantes.

Ya no solo los coches eran familiares para mi, Montecarlo con su nieve y el Turiní, Sanremo y Tour de Corse embajadores del asfalto, el RAC Rally, y sus etapas nocturnas y con lluvia, la grava asesina del Acrópolis, Argentina y sus pasos de agua, el Mil lagos con sus mil saltos, los coches modificados para el Rally Safari y nuestro RACC, todas esas pruebas se hicieron conocidas para mí.

Los videojuegos me confirmaron aún más que el rally es el automovilismo que más me gusta, ser rápido en asfalto, en nieve, en grava, hay que ser un pilotazo para dominar todo eso, tan pilotazo, que en los primeros tiempos, las marcas de coches tenían diferentes pilotos especialistas en las diferentes superficies para ganar el mundial de constructores, no como ahora que hay una alineación fija con dos pilotos y un tercero especialista que apoya para el mundial de constructores.

El Canal + hizo a lo largo de los años un seguimiento del mundial y yo más o menos lo seguía, que me gusten tantas cosas, hace que no sea fanático al extremo de ninguna, no me gusta ser monotema en nada. La llegada de Dani Sordo al mundial lo puso de nuevo en mi punto de mira, pero el dominio tiránico de los dos Seb (Loeb y Ogier) me dejaba un poco frío a su vez.

No puedo decir exactamente el por qué, podría decir que el hecho de que Ott Tänak rompiera el dominio francés fue una señal, pero tampoco eso exactamente, en el enero precoronavirus, al menos en España, llegó el Rally de Montecarlo de este año y empecé a seguir las noticias, como regalo de reyes me llegó el WRC 8 para la PS4 y andaba más interesado que otras veces y descubrí el WRC +, el sistema de streaming del mundial de rallys, y la combinación descuento para WRC + incluido en el videojuego, combinado con las ganas de algo que me evadiera un poco hicieron que me apuntara y me picara de manera feroz con los rallys.

Bueno, no ha sido un buen año para apuntarse en principio, el Rally de Suecia con la falta de nieve quedó muy mutilado y el Rally de México no por motivos internos, si no por que los equipos quizás no podrían regresar a casa, se quedó sin domingo, pero pude saborear el nuevo sistema.

A falta de carreras de verdad, me las monto de mentira, primero con el WRC 8 y ahora con el Dirt Rally 2.0, a la espera de que los pilotos puedan volver a las carreteras, me conformaré con eso y disfrutando de los vídeos de temporadas anteriores.

Bueno, a lo largo de la semana iré contando más cosas de este tema, que si no fuera por la pandemia, sería el que más marca mi primera mitad de 2020.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s