Moneyball

Tenía ganas de ver esta película desde que vi los carteles en el cine que anunciaban su estreno, porque me gustan las películas que muestran los entresijos de algo, y especialmente las de deportes.

Tras ver la película, me quedó la sensación de que el hecho de que esté ambientada en el mundo del béisbol profesional norteamericano es meramente circunstancial y que el mensaje que lleva de fondo afecta incluso a facetas de nuestra vida cotidiana.

Billy Beane (Brad Pitt), es el manager de los Oakland Athletics, un equipo de las grandes ligas de béisbol (MLB) que tras perder en la primera ronda de play offs, ve como los equipos mas poderosos de la liga se llevan a sus jugadores mas valiosos.

En Estados Unidos un equipo es un negocio en toda regla, y a los fans hay que ofrecerles lo que quieren, victorias y partidos divertidos y para eso hacen falta buenos jugadores que proporcionen semejante cosa, pero los buenos jugadores cuestan dinero y es difícil competir por esos jugadores cuando hay equipos que triplican tu presupuesto.

Y llegamos al meollo de la película, Beane se plantea que no puede competir en plano de igualdad si utiliza las mismas armas e ideas que los equipos ricos, así que decide construir su equipo desde un punto de vista heterodoxo, no basándose en el cuerpo de ojeadores del equipo, si no en datos estadísticos.

Todo esto le enfrentará al mundo clásico del béisbol, que considera que eso no es propio del béisbol, que está fuera de lugar y que debe volver al redil, a lo de siempre.

Mientras veía esas escenas, venían a mi cabeza otros casos como lo que ha ocurrido con el auge de internet y los contenidos culturales, la resistencia que han mostrado compañías discográficas, distribuidoras de cine, televisiones, editores de libros al nuevo medio porque “las cosas no se hacen así”.

Y es que cuando existe un negocio establecido y con coordenadas mas o menos seguras, si se abre la frontera de un territorio nuevo e inexplorado, en lugar de mandar expediciones para abrir ese nuevo territorio, se intentan alzar murallas y fronteras para ver si no viéndolo somos capaces de olvidarnos de ese nuevo horizonte.

El segundo punto que me llamó la atención, fue el hecho de pensar sobre lo que es el éxito y el fracaso, y es que cuando después de un montón de peripecias el equipo empieza a carburar y establece una racha de victorias sin parangón que lo lleva a ser el centro de atención de todo el país, palma en la primera ronda de play offs otra vez, quedando una sensación de “si, todo eso está muy bien, pero si pierdes el último partido, eso no sirve de nada”

En fin, mas que una película sobre béisbol o sobre gestión deportiva, a mi me ha parecido mas una película sobre la marginación que sufren aquellos que se deciden a abrir nuevos caminos y una reflexión sobre lo que es el verdadero éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s