Historias del Polo Sur

Este Otoño pasado la TBS emitió una serie de alto presupuesto para conmemorar su 60 aniversario “Nankyoku Tairiku” (南極大陸), “Continente Antártico” en español, alto presupuesto no solo por el reparto participante si no por los medios empleados, que se salen de la media para ser una serie de la televisión privada.

Tenía curiosidad por ver la serie, no sólo por el despliegue de publicidad, si no porque ya conocía mas o menos la historia a través de la película “Antarctica” (南極物語) dirigida en 1983 por Koreyoshi Kurahara.

Ambas obras se basan en un hecho real, la primera expedición antártica realizada por Japón tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1957, en la que ocurrió algo que sacudiría a la opinión pública japonesa de la época.

En esa primera expedición, aparte de los medios mecánicos para desplazarse, se llevaron consigo a un grupo de perros Husky de Sajalin para que tiraran de un trineo que se añadiría a esos medios de locomoción.

Cuando después de un año de estancia, esa expedición iba a ser relevada por una segunda, se encontró con que tras ser evacuados al barco polar Sôya, el mal tiempo impedía a la segunda expedición llegar hasta la Base Showa para hacerse cargo de ella misma y de los perros que quedaron allí atados esperando a sus nuevos cuidadores humanos.

De esos perros, algunos consiguieron soltarse de sus correas y otros no, quedando el destino de estos últimos finalmente sellado. Los que consiguieron soltarse, empezaron una aventura de supervivencia en la Antártida a la que sólo sobrevivieron dos de los ocho que consiguieron soltarse, eran los hermanos Taro y Jiro que fueron encontrados por la tercera expedición antártica un año mas tarde.

En “Antarctica” los perros son los protagonistas.

“Antártica” se centra fundamentalmente en esta historia de supervivencia de estos perros, la presencia de los actores humanos es secundaria a pesar de la presencia del para mi incomparable Ken Takakura.

De mayor quiero ser como Ken Takakura, no hay película en la que no me guste.

Supe de esta película mucho antes de sufrir la fiebre por Japón, gracias a que la banda sonora de la película es de Vangelis, y no me extraña que los responsables de la película buscaran a un artista tan reputado para la banda sonora, ya que al estar el peso de la película en la historia de los animales, necesita un aporte muy sólido de la banda sonora para transmitir emociones y sensaciones, la soledad que sintieron los perros al ver que los humanos no volvían, la inmensidad de la Antártida, el reto de la supervivencia, el encuentro final, eso no lo hacen las palabras, lo hace la música de Vangelis.

Todavía tengo el disco, como me fascinaban esos garabatos que entonces no podía leer.

Recuerdo que tenía muchas ganas de oír la banda sonora dentro de la película, hace su trabajo.

Con este precedente me enfrenté a la serie de televisión, y me llevé una agradable sorpresa. Lógicamente cuentan la historia de esos perros que lucharon por su supervivencia, pero ha contado otra historia que me ha llamado mucho la atención, la de un Japón que tras la guerra arrastraba el estigma de la derrota en la Guerra Mundial, un apestado en la comunidad internacional.

“Kimutaku” no es Ken Takakura, pero también lo hace bien aquí.

Un grupo de investigadores deciden devolver a Japón al primer plano a través de la ciencia, participando en la Conferencia de Bruselas de 1955 que pondría las bases de la exploración antártica del momento.

Esto que a priori parece sencillo, fue una tarea que tuvo que vencer muchos obstáculos, dentro del propio Japón que todavía arrastraba las consecuencias de la guerra y fuera del mismo por el rechazo que había desde los países vencedores de la guerra hacia un perdedor.

Como se pudo llevar a cabo es expedición, que hicieron esos hombres en la Antártida, la épica historia de los perros que quedaron abandonados, todo eso y mucho mas está en “Nankyoku Tairiku”, así que me alegro mucho de haberla visto aunque pensaba que me iba a resultar redundante, pero no, aprendí muchas cosas nuevas, y por supuesto disfruté.

Por último dos enlaces curiosos, el primero contando la historia de Taro y Jiro con fotos de los protagonistas reales

La historia de Taro y Jiro, los perros mas famosos de Japón.

Y como no, también hay versión americana de la historia

Bajo cero (wikipedia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s