Yo soy pensionista

En la farmacia a veces vivimos situaciones surrealistas. La pasada noche de reyes a las una de la mañana vino una mujer desde las urgencias para que le diéramos unas medicinas.

Hoy ha vuelto hecha un basilisco a la farmacia porque tras ir al médico de cabecera para que le hiciera las recetas financiadas por la seguridad social, decía que la habíamos engañado porque le habíamos dado una medicina que no la financiaba la seguridad social, que ella era pensionista y no tenía que pagar por las medicinas.

Tras explicarle que tuvimos que darle esa medicina porque la que le recetaron originalmente está fuera de stock desde hace semanas y tuvimos que darle la versión excluida de la seguridad social por ello, pareció conformarse. Nos volvió a recordar que ella era pensionista y no tenía que pagar por las medicinas, salió de la farmacia, se puso al volante de su Audi A6 nuevecito y flamante y se marchó.

Por cierto, esa medicina le ha costado 5,5o euros y seguramente gracias a ella, su hija esa noche pudo dormir sin molestias. Pero claro, ya sabemos que la gasolina está por las nubes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s