Jueces de la vida de los demás.

No podemos evitarlo, las personas somos así. A veces nos cruzamos con alguien por la calle y puede producirnos un sentimiento que puede oscilar desde la compasión incluso hasta el desprecio, solamente porque pensamos que no vive la vida tal como la viviríamos nosotros.

Puede ser que esa persona no sea feliz, pero seguramente no es porque no viva esa vida que queremos nosotros, si no porque no puede vivir la vida que esa persona quiere, o incluso esa persona puede ser feliz, porque simplemente no quiere las cosas que nosotros queremos, si no las que ella quiere.

No es malo tener los impulsos que son propios del ser humano, porque somos personas, pero precisamente por eso tenemos que ser capaces de imponer la razón sobre el instinto y con ello ser capaces de vivir nuestra vida y dejar vivir a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s