Justo a tiempo

No andaba yo ayer muy preparado para el primer día de guardia, todo el esfuerzo de la semana pasada se reveló ya a la hora de levantarme de la cama, no tenía ni ganas de respirar, pero no hay mas cera que la que arde, así que me levanté y me fui para el trabajo.

Y en la farmacia el día no fue especialmente duro pero la falta de fuerzas provocó que se me hiciera larguísimo, de hecho cuando por la noche vino Luis a darme el relevo salí como alma que llevaba el diablo para mi casa.

En cuanto me puse al volante del coche, me tuve que tranquilizar para no agobiarme porque para colmo nada mas salir di con un conductor que podrá morir de otra cosa pero dudo mucho que lo haga de un infarto y eso me estaba exasperando aún mas, pero entonces sucedió algo.

En la radio empezaron a poner una batería de canciones de modo que cada una que ponían me gustaba mas que la anterior hasta culminar en el momento en el que dejaba parado el coche en el garaje con un “Go west” de Pet Shop Boys que acabé cantando a grito pelado en la soledad de una segunda planta subterránea.

Divina providencia que evitó que se me fuera la cabeza subido al coche, alguien en el Cielo me quiere mucho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s