En cuerpo y alma

Le debía a mi amiga Tomomi el ir a verla bailar ya que junto con compañeros de su academia lo hace todos los domingos a las siete de la tarde en el “Upsetter” en la Carrera del Darro. Pagano de mis pecados he acabado acercándome hoy en un día de lluvia, viento y frío, pero al final ha merecido la pena.

Al principio he tenido una sensación muy extraña, porque viéndola bailar parecía una persona totalmente diferente a la que he visto cuando hemos quedado antes, y es que el flamenco es así, no estoy seguro de si mete o saca fuego del cuerpo, pero desde luego eso lo he visto hoy. Sin duda alguna todavía tiene que practicar mucho para mejorar su técnica, pero lo que no creo que nadie pueda decir es que no tiene alma.

Me alegro mucho de haber visto esta faceta de mi amiga, después de todo, el flamenco es el motivo que le ha traído a Granada y el actual motor de su vida. Estoy a favor de la gente que apuesta por vivir, no es nada fácil, así que los que lo hacen se merecen mi respeto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s