De la mañana a la noche

Ayer tuve uno de esos días que solo Carlos puede proporcionarme teniéndome en danza desde la mañana hasta la noche. La primera operación fué irnos al Kabuki en el Teatro Nacional, vimos un fragmento de la obra "Shinrei Yaguchi no watashi" (El paso de Yaguchi).
 
El cartel de la obra
 
El edificio del teatro es un edificio de aspecto muy moderno y contrastaba mucho con la tradición que transmite el kabuki, pero eso no le restaba ambiente al acontecimiento. Para poder seguir un poco la historia alquilamos unas audioguías que en inglés nos iban explicando detalles de la obra, y fueron muy útiles porque incluso los japoneses tienen dificultad a veces para entender la parte cantada, aunque en el lateral del teatro se ponen títulos en unas pantallas con el texto que se recita.
 
 
Obviamente de la obra no se podían hacer fotos, una lástima
 
Lo pasé muy bien, cuando vuelva tengo que probar a ver una obra larga, que seguro que me gusta.
 
Tras esto nos fuimos a Roppongi, comimos y nos dirigimos a Roppongi Hills a ver la peli de Indiana Jones. La sala estaba llena de gente y eso que era lunes, menos mal que compramos las entradas con antelación (1800 yenes, unos 11 euros) que si no, nos quedamos con la cara partida.
 
Pusieron un montón de trailers, y el vídeo con los personajes de "Detroit Metal City" con las típicas normas y consejos para comportarse en el cine fué tronchante. Luego la peli de Indiana Jones, se puede decir que estuvo distraida, aunque me parece que se han pasado cuatro pueblos con las "indianadas", yo le habría rebajado un poco tanta pirueta fantástica pero bueno después de todo es cine. La película era en versión original con subtítulos japoneses y tuve varias fases desde entender el inglés a tener que echar mano de los subtítulos para seguir los diálogos, aunque en una peli de este tipo no creo que me perdiera mucho incluso sin subtítulos.
 
Roppongi Hills
 
Tras la peli, sesión de comentarios y juicio sobre el pegote mas gordo de la película, fué imposible llegar a una conclusión porque hay varios de nota que no revelo para el que no la haya visto todavía. Paseito por Roppongi y volvimos a Shibuya donde nos encontramos con Naoko, el intercambio de conversación de Carlos. En Shibuya empezó a llover a cántaros y nos metimos en un bar de pescado muy rico, donde conversamos en español y probamos desde sashimi (pescado fresco) a una fritura que estaba también deliciosa, de hecho repetimos. El ambiente del bar, pequeñito y todo el mundo de pie me recordó a algún que otro bar de España, me gustó la sensación.
 
Rematamos la noche en un bar de vinos, ahí la conversación pasó a ser de español a japonés, yo definitivamente bebí de mas y volví a casa algo averiado entre el cansancio de haber dormido poco viendo el partido de España y el estar en la calle todo el día, así que tal como llegué me acosté, que el día ya tuvo lo suyo.
Anuncios

4 Respuestas a “De la mañana a la noche

  1. Me parece una pasada de día…además matador como dices. Yo Detroit Metal City nunca lo he visto pero me imagino el estilo japones de indicar las normas y ya me parto.
     

  2. A ver si algun alma caritativa lo ha colgado en internet, lo buscaré porque es digno de verse.

  3. Yo hace años fuí a una obra completa, también con la audioguía en inglés. Lo pase muy bien. Los trajes son espectaculares.

  4. Y la escenografía con esos cambios de escenario tan rápidos, desde luego cuando los japoneses se ponen a hacer algo lo bordan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s