¡Me he comprado un sello!

El pasado viernes me levanté con la idea en la cabeza de que quería un inkan o sello como el que utilizan los japoneses para firmar, así que ni corto ni perezoso me fuí para la tienda de sellos a encargar uno, ya que el número de japoneses que se llaman Marcos no creo que sea tan grande como para que los tengan hechos de serie.
 
En mi barrio hay dos tiendas que están muy cercanas, lo normal es preguntar precios y ver donde sale el mejor precio, pero yo utilicé otro proceso de selección. En una de ellas vi a una pareja de mediana edad a cargo del asunto y en la otra a un señor vejete, pensando que por diferencia generacional podría tener mas problemas para entenderme con el señor vejete me decidí a entrar en la primera tienda.
 
Por supuesto ya llevaba un diseño, cortesía de mi amigo Koji que eligió los kanji 「丸湖洲」para componer mi nombre y me los llevé anotados para el encargo. La señora de la tienda supongo que al verme guiri de primeras me sacó el mas barato. Es verdad que el sello lo quiero como un recuerdo de Japón y que de hecho ni siquiera me sirve para un futuro en Japón ya que los extranjeros no pueden registrar sellos escritos en kanji, solo en kana, pero tampoco iba a ir de baratuno, así que le pedí que me enseñara mas modelos y mas caros, hasta que encontré uno que se adaptaba a mi presupuesto que eran unos 30 euros.
 
La parte graciosa vino después, cuando la señora empezó a explicarme lo que me costaba cada cosa, los tipos de caligrafía que podía escoger para los kanji y cuando podía recogerlo. Hablaba tan rápido que me enteraba de las cosas mas bien por intuición que por lo que realmente me decía, y mientras tanto intentaba mantener el gesto para que no se me viera demasiado el plumero.
 
Al final del proceso salí de la tienda como si me hubiera gastado una pila de billetes al estilo Beckham o Abramovich, y es que los japoneses saben hacer que los clientes se sientan como reyes.
 
Ayer por la tarde pasé por la tienda para recogerlo:
 
El sello me lo entegaron en ese sobre con una muestra de como queda la impresión del sello.
 
En su estuche negro que queda totalmente varonil porque soy un tio machote como mi sobrino Pedro.
 
Que bonito, hasta trae su tampón y todo.
 
Sigo sin tener tarjetas y sin tener móvil, así que sigo siendo nadie en Japón, pero ¡tengo un sello chulísimo!
Anuncios

4 Respuestas a “¡Me he comprado un sello!

  1. Creo que lo mejor de todo es que estás haciendo allí, no lo que haría cualquier guiri, sino lo que haría alguen que vive y trabaja en Japón. Estás empapándote de aquello. Disfrútalo a tope. Ya te pediré que me marranees algo con el sello. XDD

  2. Estoy viviendo muchas cosas muy bonitas y muy interesantes, no lo esperaba para nada antes de venir. Y por supuesto ya te dejaré mi "autografo".

  3. A mi me regaló un sello con mi nombre completo mi mejor amiga japonesa en mi estancia allí. La verdad es que me hizo un montón de ilusión pero las oportunidades de usarlo han sido pocas. La verdad es que no sabía que estaban carillos

  4. Ahora que sabes que se dejó la pasta, ¿a que te cae mejor tu amiga? Yo también hago regalos caros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s