Los planes improvisados

hay una frase, porque no llega ni a categoría de refrán al menos todavía, que dice que los planes improvisados son los que al final salen mas divertidos, y si este tipo de frases vienen de la experiencia, ayer añadimos un granito mas para corroborarlo.
 
Este fin de semana después del machaqueo del fin de semana anterior y de los de viaje todavía mas anteriores se presentaba a priori muy tranquilo y sin ningún plan a la vista, pero hete aquí que de pura casualidad veo el viernes por la noche en mi tablón de Mixi que el sábado hay una fiesta de Petheads (fans de los Pet Shop Boys) en la que aparte de música de los PSB se va a poner música de los 80 y 90. Al principio dudé, no poque no quisiera ir, si no porque me daba verguenza que la gente llevaba semanas apuntada y yo voy el último día a apuntarme al asunto. Aún así vencí la verguenza y mandé un mensaje al organizador y me acosté.
 
Al día siguiente enciendo el ordenador y veo la agradable sorpresa de que me reciben de mil amores, así que ya hago el plan para ir a la fiesta, comí tempranito y fuí en la Yamanote hasta la estación de Uguisudani, que está justo al lado de la de Ueno, y allí vino a recogerme Makoto el organizador, y menos mal, porque aunque el local estaba al lado el caminito tenía miga.
 
Al principio estaba muy nervioso como siempre que voy a un sitio en el que no conozco a la gente, pero pronto ese nerviosismo desapareció, la gente desde el principio empezó a hablar conmigo y a pesar de que ayer parece ser que andaba con el oido en japonés un poco teniente disfruté mucho, no solo por esto si no porque pusieron un montón de música de la que me gusta, aunque el colofón fue cuando llegó el turno del DJ que pinchó música de PSB.
 
Hey, mister DJ!
 
Además la fiesta tuvo el suplemento de un juego en el que debíamos ir buscando unos naipes que estaban escondidos por todo el local y que había que ir encontrando. Y que mire usted por donde ¡acabó ganando mi equipo!
 
Puede que el premio no sea la Copa de Europa, pero el sabor de la victoria no nos la quita nadie.
 
Después del evento bailonguero nos fuimos a un izakaya a comer, y donde ya sin el sonido de la música pudimos seguir conversando y donde como siempre ilustré al personal con esas cosas de España que no salen en las guías de turismo pero que siempre son interesantes. Por cierto que me pegué un recital de comer cosas que no conocía y en las que seguí mi ya conocido sistema de ver primero que hace el japonés y luego yo igual.
 
Después del buen rato el ya conocido ritual de las despedidas en la estación de tren y el desperdigamiento poquito a poco de los participantes por las vías del tren que atraviesan Tokio. Para mí solo era el descanso para lo que vendría después.
 
Lo pasé genial, en primer lugar por lo agradable y atento que fue todo el mundo conmigo, luego por poder hablar de uno de mis temas favoritos como son los PSB con otros fans y por poder disfrutar de su música por primera vez en un sitio que no fuera un concierto. Y es que Japón y PSB son mis dos temas favoritos por si solos, si los juntamos el resultado es algo mas que una simple suma.
 
Muchas gracias a todos.
 
Anuncios

2 Respuestas a “Los planes improvisados

  1. Ostras que bueno! Justo a tiempo te apuntaste y la gente parece fenomenal! Creo no te faltó nada en ese momento: "Hablando de los PSB en japonés" Me alegro!

  2. Acabo de encontrarme un correo de Makoto (el organizador) diciendo que si quiero me organizan fiesta de despedida, asi que creo que he caido bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s