Torneo 19/04/08

Al final en el nombre del vicio hemos sido capaces de lo que para otros sería imposible, y nos hemos reunido para jugar un torneo de Pro Evolution Soccer antes de irme a Japón.
 
Voy a empezar la crónica de este torneo por el final, todos los jugadores salvo Luis salieron desde moderadamente a muy satisfechos del torneo, obviamente Rafa, que se llevó el gato al agua era el que estaba mas que contento. Pero vamos a ver como llegamos a todo esto.
 
Es curioso como llegaron todos bastante motivados antes del torneo, en el caso de Rafa (actual campeón) y Jesús (subcampeón) era algo normal, son los que se estaban jugando la victoria últimamente, pero en el caso de Luis y Marcos era algo mas extraño porque venían de una serie de humillaciones consecutivas que decían muy poco a su favor, supongo que el hecho de que con una nueva copa el recuento se lleva a cero les puso las pilas también a ellos.
 
Como siempre, todo empieza con la elección de equipos y el sorteo de los partidos, así que la cosa quedó: Rafa (Inter), Jesús (Milan), Luis (Barcelona) y yo mismo (Manchester United). 
 
Los dos primeros partidos influyeron en el resto del torneo, Marcos contra Rafa sacó un empate en un partido en el que intentó nadar y guardar la ropa y le salió bien, en el partido de Luis contra Jesús, la victoria de Luis, le puso las pilas de tal manera que nos garantizaba un individuo competitivo y enchufado durante la competición, ya sabemos como es Luis, aunque lo niegue, su primer partido es la premonición de lo que hará en el resto del campeonato.
 
Ese gol que le valió a Luis la victoria, fué el que marcó toda la primera vuelta, ya que de hecho es el único que se marcó en esos seis partidos. No es que hubiera falta de puntería, si no que las defensas y sobre todo los porteros se impusieron a las delanteras. Cierto grado de decepción, porque los goles son el objetivo del fútbol, pero por lo menos los partidos tenían tensión. La primera vuelta se cerró con un comentario premonitorio de Rafa: "Este torneo puede ganarse venciendo sólo tres partidos, y aunque muy apurado quizás dos".
 
La segunda vuelta fué un desmelene, sin empates, sólo victorias y derrotas, de hecho el campeonato se volvió tan loco que las posibilidades de victoria en el campeonato para cada uno de los jugadores daban vuelcos espectaculares cada vez que se jugaba un partido. Y así llegamos a la última jornada, donde jugaban Rafa contra Jesús y como colofón y partido que podía ser la final del campeonato, Luis contra Marcos, con la siguiente clasificación:
 
  1. FC Barcelona (Luis) 8 puntos
  2. Inter (Rafa) 6 puntos
  3. Manchester U. (Marcos) 6 puntos
  4. Milan (Jesús) 5 puntos

Lo que significaba que Jesús ya no tenía opción ya que en el último partido Marcos o Luis puntuarían seguro, y que Rafa tenía que ganar para poder esperar algo en el último partido. En ese momento Luis tenía todas las posibilidades a su favor, pero a veces todolo que puede salir mal, sale mal…

Y es que a Rafa no le tembló el ánimo y pudo con Jesús, marcando además un gol en el descuento que obligaba a Marcos a ganar por tres si quería optar al campeonato. Aún así, Luis seguía teniendo la sartén por el mango, ganando el partido se llevaba el campeonato.

Con ello empezó el partido, y tras un inicio de tanteo, Marcos en vez de abrumarse por la tarea de hacer tres goles se puso las pilas y marcó en el minuto treinta. Esa jugada descolocó un poco a Luis, que quizás buscó ganar el partido en ese típico zarpazo, que muchas veces en los partidos a cinco minutos del PES puede ser mortal. Así Marcos se hizo con el mando del partido y buscó el segundo gol con ahinco, marcando en el minuto 71, dándole esperanza de campeonar y poniendo la inquietud en Rafa, que veía que después de un esfuerzo increible se le podía escapar el campeonato de entre los dedos.

Ese gol no llegó, y Rafa se llevó el gato al agua, trofeo nuevo, pero se repitió la historia de siempre.

La clasificación final.

Ya se sabe, el Pro Evolution Soccer es un juego que programan los japoneses y en el que Rafa gana siempre.

La prueba de que el nivel de competitividad fué muy alto, es que en el último partido había tres candidatos al título y que campeón y subcampeón hicieron sólo 9 puntos y el tercero quedó a un punto de la cabeza. Con esto, es lógico pensar que por la cabeza de todos los que no ganaron pasaron las oportunidades fallidas o ese gol encajado en un momento inoportuno que en todos los casos marcaron el destino del campeonato, y es que cuando las cosas están tan igualadas, la suerte tiene la última palabra.

Otras reflexiones interesantes tras el campeonato, es que en esta edición no vimos ese "jogo bonito" de Jesús, y que Luis por primera vez ha sido capaz de explotar las cualidades del Barcelona en su propio beneficio, también podemos decir que Marcos ha encontrado el equipo que le va en esta edición del juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s