Regreso

Ayer volví por primera vez a Jódar desde que se vendió la casa de mis abuelos. Era una visita corta, simplemente para llevar a mi madre a firmar unos papeles que servían para cerrar la venta de la casa.
 
Mientras se trataba ese asunto, yo aproveché para dejar unas flores en las tumbas de mis abuelos y de mi padre. El cementerio tenía un aspecto melancólico, era un día nublado y hacía mucho viento, que había arrancado flores de las lápidas y contribuía al ambiente. me llamó mucho la atención de que había muchas flores, y eso me hizo sentir bien, al saber que las personas que estaban allí enterradas no estaban siendo olvidadas.
 
Tengo una sensación extraña cuando estoy delante de las tumbas de las personas que he querido, el hecho de saber que su cuerpo, aún sin vida, o lo que queda de él, está al otro lado me produce un sentimiento de nostalgia muy fuerte, que se agudiza cuando salgo por la puerta del cementerio, y aunque por mis creencias pienso que ellos ya no están realmente allí si no conmigo en cada momento no puedo dejar de sentir esa sensación de abandono.
 
Como era el día 14 de Febrero, nos pegaron una clavada por las flores, aunque no fuimos los únicos, cuando llevaba los restos de preparar las flores a la basura me encontré un corazón de gomaespuma en el que estuvieron otras flores que en vez de celebrar un amor que vive, celebraron un amor que vivió y que ahora es eterno.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s