Historias para no dormir

Ayer fuí a Jodar a recoger a mi madre y a mis tías, y cuando volvíamos para Granada el coche se averió. Por suerte ocurrió en una recta y la carretera era ancha por lo que lo dejé en el arcén y llamé al seguro (benditos móviles) y enviaron a una grúa y nos trajeron de vuelta a Granada.
 
Me dió un poco de pena ver mi coche montado en la grua, pero bueno esas son cosas que pasan y que afortunadamente tienen solución, así que ya está.
 
Lo peor vino después, empezó a darme un dolor de cabeza en el camino que se me puso fatal en cuanto llegué a casa, así que me tomé un paracetamol de 1 gramo y me até mi pañuelo a la cabeza pero la presión no me aliviaba el dolor y el paracetamol no lo hacía ceder, hasta que a las 12 de la noche conseguí vomitar y tomé otro paracetamol, y aunque tardó, el dolor se vino abajo y pude dormir. Hacía lo menos tres o cuatro años que no tenía un dolor como este, son muy espaciados, pero cuando ocurren te hacen desear la muerte.
 
En resumen que ayer no tuve un buen día.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s