La opinión de Axel Torres

Aquí está el comentario de Axel Torres sobre el Alemania-Japón del pasado martes, ya sabeis que podeis leer sus opiniones directamente en su blog.
 

Revolución antes de empezar

Durante setenta minutos en Leverkusen, el orden establecido del fútbol mundial se tambaleaba a sólo diez días del inicio de Alemania 2006. Los presagios de la revolución, del nuevo panorama que viene desde África, Asia y Estados Unidos para acabar con el binomio europeo-sudamericano se convertían en realidad incluso antes de que empezara a rodar el balón en partidos oficiales. La anfitriona, todo un representante clásico del organigrama que ha dominado el mapa balompédico hasta nuestros días, observaba asombrada como unos tipos pequeñitos, muy parecidos todos y con nombres raros y largos, les estaban sacando los colores. Era un baño. Japón parecía el Arsenal: salía tocando el balón desde atrás a una velocidad vertiginosa, practicaba un intercambio de posiciones incontrolable, movía la pelota con enorme fluidez y llegaba arriba al contragolpe con una rapidez que dejaba en evidencia la lentísima defensa germana. Sólo fallaba la definición. Hasta en cuatro ocasiones marraron los nipones acciones de uno contra uno ante un Lehmann soberbio. Las palabras de Zico, que hace un par de semanas lamentaba el escaso instinto matador de sus hombres -"no puedes crear goleadores"-, cobraban su valor más real. Pero entonces apareció Naohiro Takahara, al que los alemanes sí conocen porque lo tienen de suplente en el Hamburgo, para finalizar dos jugadas académicas. Y Klinsmann no sabía donde meterse. Nakamura distribuía a su antojo, Yanagisawa se escabullía como un hombre invisible, Komano subía la banda con la clase de un extremo brasileño y Nakata era por fin mediático gracias a su fútbol. Incluso Kawaguchi demostró que el concepto portero-líbero ya ha llegado a Japón. Pero el orgullo alemán apareció a balón parado y el oportunismo de Klose y Schweinsteiger equilibró el encuentro (2-2). Mitigó la herida, devolvió la fe, pero el susto nadie se lo quita del cuerpo. Y no sólo es una advertencia al anfitrión: lo es para todo aquel que desprecie equipos cuyo nombre está a años luz de su fútbol.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s