Archivo de la categoría: Vicios confesables

Lo que diga Ryoko

Andaba yo por el Bic Camera de Nanba en Osaka, cuando en la sección de relojería, me encuentro a Ryoko Shinohara anunciando relojes. Como encima en el mostrador había un folleto de los mismos, disimuladamente y como si fuese un comprador cualquiera cogí uno.

Menos mal que son relojes de mujer, porque baratos no son y me habría llevado un puñado hipnotizado por la publicidad. En fin, que mas puedo decir, monísima.

Por cierto, si alguien se ha fijado en los relojes…

http://citizen.jp/xc/

Una de películas japonesas

No soy de las personas que siguen al dedillo las cosas que le gustan para estar a la última, si me entero pronto de algo suele ser por casualidad o por que alguien que si está al día me lo cuenta, mas que por acierto mío.

La primera historia sucedió el sábado por la mañana escuchando Iwaki FM en la farmacia, mientras hablaban de las películas que están actualmente en cartel y aparte de hablar del bombazo de temporada que por supuesto es “Space Battleship Yamato” salió a la palestra la versión cinematográfica de la novela de Haruki Murakami “Tokio Blues” (Norwegian Wood en versión original).

El libro me gustó bastante, así que tengo curiosidad por ver la película, supongo que se podrán oír muchas de las canciones a las que se hace referencia en el libro y que yo no conocía.

La web de la película, eso si en japonés, aquí.

La historia número dos vino gracias al chivatazo twittero de Jordi, y gracias a él me enteré de que Yoji Yamada prepara para el año que viene el rodaje de una nueva versión de “Cuentos de Tokio”, el clásico de Yasujiro Ozu.

No soy muy partidario de las nuevas versiones de los antiguos clásicos, pero por una vez, tratándose de Yoji Yamada (el autor de la saga de Tora san, El pañuelo amarillo de la felicidad, El ocaso del samurai, Gakkou y muchas mas) voy a darle un voto de confianza.

Vámonos al fútbol

Si tuviera que responder solo con un si o un no la respuesta sería “si, soy futbolero” y no es que sea de los que se ven todos los partidos por la tele, pero si reconozco que si se trata del Betis me lo pienso y muchos los veo y que el ambiente de los estadios de fútbol me gusta, incluso que me he desplazado a Sevilla para ver partidos del Betis (eso si siempre con amigos) o que he ido a unos cuantos partidos del Granada o del Xerez, pero lo que también es cierto es que nunca se me había pasado por la cabeza abonarme a un equipo.

Estos son los que juegan

Pues este año la cosa ha cambiado y la razón principal es que con el ascenso del Granada a Segunda División (que ahora se llama Liga Adelante) el novio de mi hermana Isabel ha decidido sacarse el abono del Granada y yo a su estela he decidido hacer lo mismo.

Y estos los que animan el jolgorio

Con esto de las televisiones los horarios de Segunda son un desmadre ya que habrá partidos viernes, sábado y domingo y a horarios variados así que hay que estar atento para ver si se pueden ver los partidos o no, si cae alguno en viernes por la noche no creo que haya mucho problema para mi ya que el estadio está muy cerca de La Zubia y me acerco en un suspiro desde el trabajo.

A ver que tal se da la experiencia, de momento aunque no he visto ganar al Granada en casa está resultando divertido y ya he podido ver a mi Betis también.

Una noche de Julio

Si no fuera por lo que me espera en Japón, estoy seguro de que el verano de 2010 quedaría vinculado a todo lo que ocurrió anoche y otras noches parecidas.

Ya después del partido de la semifinal frente a Alemania, cuando la gente se echó a la calle, se respiraba en el aire una euforia de la que era imposible escapar y no contagiarse yesa sensación hacía desear que la selección española ganase para volver a vivir esa sensación.

Y España ganó y la gente se echó a la calle, y desde luego como la meta conseguida era mayor, también fue mayor la conmoción que sucedió. Ver a la gente con las banderas y con el ambiente festivo me hacían pensar en una revolución, pero no había nada de política en lo que ocurría, era solo fútbol, eran solo ganas de pasarlo bien.

Va a ser muy difícil que vuelva a ver escenas como las que vi ese domingo por la noche, incluso con lo que me gusta el meneo futbolero, me pareció excesivo lo que estaba ocurriendo, no me podía creer que tanta gente pudiera estar pendiente de un partido, pero estaban allí.

Cuando el triunfo de la Eurocopa del 2008 me pilló en Tokio, me alegré de vivirlo de una manera tan especial, aunque eché de menos el jolgorio en España. después de esto he vivido las dos experiencias y las guardo en el corazón.

El lunes los adultos hemos tenido que volver a la vida real, espero que los niños puedan seguir soñando un poquito mas.

Salón Manga Jerez 2010

Como es habitual por estas fechas se ha celebrado en Jerez una nueva edición del Salón Manga, o lo que es lo mismo, una excusa para volver a encontrarme con los amigos que hice gracias a él y también para desconectar del mundo serio que me rodea todos los días y darle a la vida un poco de color.

Como ya se ha vuelto habitual el salón abarcaba una vez mas el recinto de IFECA al completo, y este año con mas acierto ya que se redujeron los espacios muertos que se notaron el año pasado. Muchísima gente disfrazada y con trajes cada vez mas trabajados, aunque también mas de uno poco relacionado con el manga, el anime o la cultura japonesa.

Ambiente divertido y relajado, desde el principio se quiso que el Salón de Jerez fuese un sitio para pasarlo bien y en el que los protagonistas y los que tienen que divertirse sean los visitantes y parece que un año mas se ha conseguido. Como siempre el viernes sirvió para tantear el ambiente e ir cogiendo carrerilla para el día grande que es el sábado, el día de mas público y en el que hay que dar el do de pecho. Por último el domingo que vuelve a traer algo de relajación y es el día en el que aparecen los padres con los niños para ver que es “eso del manga”.

En lo personal lo pasé bastante bien, disfruté de mis amigos y del ambiente del salón, también aproveché para hacerme con algunos DVDs de anime que ya veré cuando pueda porque ahora mi tiempo televisivo lo consumen los doramas, pero ya le haremos un huequecillo porque hay cosas interesantes.

La verdad es que aunque se echa de menos formar parte del meollo de la organización, por otro lado cuando recuerdas la trabajera que suponían no solo esos tres días si no también las dos semanas de locura y los meses que le preceden te devuelven un poco al suelo, pero aún así todavía tengo el gusanillo dentro y a lo mejor el año que viene me atrevo con algo.

Pantano instantáneo 「インスタント沼」

He tenido la suerte de ver la última película de Satoshi Miki, y no solo una si no varias veces, y aunque parezca lo contrario no ha sido una muestra de fanatismo extremo, si no la consecuencia de haberme puesto a la tarea de preparar los subtítulos en español para el foro de Allzine.

El hecho de tener que ver varias veces la película para tener el contexto de lo que se dice, revisar las concordancias de género y número o las faltas de ortografía, lejos de hacerse pesado, ha hecho que exprimiera la película a tope y haya comprendido mas cosas sobre las historias que cuenta este director.

Y es que en la envoltura de situaciones mas o menos chocantes, hilarantes, absurdas y similares, hay un mensaje vital, de optimismo y de lucha por la verdadera felicidad, que muchas veces en la vorágine del día a día olvidamos. Y es que nuestra vida se convierte a veces en una ciénaga en la que incluso no luchamos contra ella si no que nos dejamos hundir en ella sin mas.

Con Kumiko Aso (Shizuka Mikazuki en Jikou Keisatsu) en el papel principal, divertidísima y metida en el papel que le va como anillo al dedo y otros habituales de las películas de Miki, el casting es otro de los puntos fuertes de la película junto a una historia dinámica y que parece no tener rumbo fijo, pero que es la preparación para la media hora final, que es un alegato para deshacernos de todo aquello que hace que nuestra vida se estanque y luchemos con ilusión por ser mejores y disfrutar de esta vida.

Si no tienes ganas de calentarte la cabeza y la quieres ver como una comedia sin mas, también resulta una película muy agradable y un pasatiempo de primera clase. Así que recomendación absoluta por mi parte, pero eso si, tienes que ser capaz de creer en lo increíble.

Kokoro, Botchan y Natsume Soseki

No supe que existía Natsume Soseki hasta que leí el manga de “La época de Botchan” y no pensé en leer nada suyo hasta que una amiga mía me dijo que había leído “Kokoro” cerca de cincuenta veces (dos veces al año desde que iba al instituto ya que en Japón es de lectura obligatoria en esa fase de la educación).

Cuando alguien te dice algo así, no te queda mas remedio que darle una oportunidad y leerla, y a pesar del tono triste y melancólico que impregna toda la historia la verdad es que es un libro agradable y rápido de leer, yo dándole bola tardé cinco días en leérmelo así que no me extraña que mi amiga si le gusta mucho se lo lea tan a menudo. Dos partes muy diferenciadas, de hecho son como dos novelas diferentes en una.

Una vez que abrí el fuego, el manga que había leído anteriormente me picó la curiosidad de leer “Botchan”, y como me lo regalaron por Reyes, le hice hueco enseguida. Esta era una novela por entregas y se nota porque cada capítulo de la novela es como un capítulo de una serie en la que hay una trama que se abre y cierra en cada capítulo, y una trama general que recorre todos los capítulos. Frente a la melancolía de “Kokoro”, “Botchan” tiene un aire a lo novela de aventuras y algo socarrón que hace que te quede un mejor sabor de boca.

Una de las cosas que me ha llamado la atención de las dos novelas, es que están escritas en primera persona, en “La época de Botchan” Soseki afirma que solo podía escribir basándose en su propia experiencia y supongo que para él, escribir en primera persona era el modo mas natural de contar sus historias.

Como me lo he pasado bien, creo que seguiremos leyendo obras suyas. Otra recomendación de mi amiga que da en el clavo, y ya lleva unas cuantas.